jueves, 17 de octubre de 2013

Pídeme lo que quieras (Megan Maxwell)

Título: Pídeme lo que quieras
Autor: Megan Maxwell
Serie: Trilogía Pideme lo que quieras
Editorial: Esencia
ISBN:9788408034513
Nº de páginas: 462 pág.
Precio: 14,90 €












Sinopsis
Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una jóven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato.
Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes...Pero el tiempo pasa,  la relación se intensifica y Eric empeiza a temer que descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.


Opinión Personal
Lo primero que tengo que decir, es que esta no es la primera novela que leo de Megan Maxwell, y que todas las novelas que he leido (de hecho ahora mismo estoy leyendome ¡Ni lo sueñes!) me han gustado muchísimo. Me encanta y adoro la "pluma" que tiene para escribir sus novelas.
Sin embargo me duele decir que esta novela no me ha gustado, con esta reseña no quiero ni mucho menos desmerecerla porque se el trabajo y el esfuerzo que tiene escribir un libro. Pero en este caso poco ha habido con lo que haya empatizado (también puede deberse a la saturación que tengo con el señor Grey...)

El libro comienza como la mayoría de estas novelas; impresionante y multimillonario jefe se fija y tiene inmediata atracción sexual por una de sus empleadas. Ella, ni que decir tiene, también cae rendida a sus encantos justo en el mismo instante.

Comienzan a tener una relación en la prioriza el sexo. Nuestra protagonista Judith Flores es una chica moderna y actual que siempre ha disfrutado de su vida sexual, pero de una manera convencional. Sin embargo Eric, nuestro guapísimo protagonista masculino, bueno....digamos que su forma de vivir el sexo no es para nada convencional. Pero con el paso del tiempo y de los juegos la relación se hace más fuerte, entrando los sentimientos que empiezan a sentir el uno por el otro.

Al principio de la novela he de reconocer que Judith me encantaba, por fin una chica con carácter! Pero me emocioné antes de la cuenta...
Judith es una chica andaluza, de Jeréz pero que vive y trabaja en Madrid como secretaria. Es muy simpática y abierta con la gente, y siempre dice o hace lo que se le antoja. Pero en el momento en que conoce a Eric su personalidad se evapora (aunque en algunos momentos vuelve a resurgir de sus cenizas).
No puedo dejaros pasar una escena del libro, que fue la que hizo que se me fuera toda clase de conexión con Judith:

Al fin ella acepta participar en los juegos y fantasías que le propone Eric, pero diciéndole un punto claro; ella todavía no esta preparada para jugar con mujeres. Por su parte el dice que no tiene ningún problema por lo que comienza el juego: Le venda los ojos, se pone unos guantes de seda para acariciarla y le empieza a hacer un magnífico sexo oral (que morbosa se esta poniendo la cosa, eh??)
Una vez terminó el juego él le comenta que todo ha sido grabado en vídeo ( yo ya le habría dado un puntapíe...) pero ella sorprendida e intrigada le dice que quiere ver la grabación. Viendo la cinta descubre que la persona que le ha hecho ese magnífico cunnilingus no era Eric, si no una mujer!!! ¿Qué habríais hecho vosotras? Yo al menos le habría dado tal clase de torta, que le faltaría Madrid para dar vueltas. 
¿Qué creéis que hizo ella? Consentirselo, enfadarse 5 minutos y reírle la gracia.



A raíz de esto empezarón los juegos sexuales de Eric, donde entran los intercambios de pareja,  ,donde a el caballero le gusta ofrecer a sus damas para que sus amigos, o simple desconocidos disfruten de ella, como si de un trozo de carne se tratara. Y es que sinceramente esa práctica la vi muy machista. También entran las orgías, los juguetes sexuales y lugares donde realizar sexo tiene su morbillo (todo hay que decirlo).
No me identifique en la forma en que practicaban el sexo, lo respeto y cada uno en la cama puede hacer lo que de la gana, pero a mi personalmente esas prácticas no me causaron morbo ninguno, por lo que  también se me  fue la conexión en ese tema.

Podemos decir que sus relaciones se basan en discusiones y malentendidos (que lo tendrían niños de 15 años) y en sus reconciliaciones, que es la chispa general de su relación.

Cosas positivas:
  1. Por fin el protagonista no tiene ningún tipo de trauma que le impida practicar el sexo. Él lo practica sin ningún tipo de remordimiento y sobre todo disfrutando de ello
  2. Me gusta que el título tenga que ver con una frase que a lo largo del libro se hace muy especial para los protagonistas.
  3. Es muy buena la advertencia que hace Megan Maxwell de que el libro no es apto para menores de 18 años, y admiro el valor que tiene para hablar del sexo sin ninguna clase de tabú. Lo explica claramente como es "sin pelos en la lengua"


Cosas negativas:
  1. Se me repiten muchos tópicos. Como el del jefazo rico que se enamora de su empleada, o del amor a primera vista en el que ya no pueden estar el uno sin el otro.
  2. No he tenido conexión con ninguno de los personajes. Ella por su falta de carácter en algunas ocasiones. Y con él no me imaginaba su acento fuerte en alemán.
  3. El tema de los mensajes a los móviles o los mails que se mandaban me han recordado demasiado a 50 Sombras de Grey



Valoración final:
Deciros que esta reseña tan larga la he tenido que hacer así porque tenia muchos puntos de vista distintos con la novela y tenía que contarlos todos.
Finalmente deciros que os recomiendo que la leaís, porque no os va a dejar indeferentes, la podéis adorar o por el contrario la podéis odiar. Ya es decisión vuestra el tener una opinión.
Para mi personalmente se me ha hecho muy lenta, muy repetitiva y similar a 50 Sombras de Grey

2,5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada